Qué son los Chakras o Centros

Los llamados Chakras en Oriente y Centros Distribuidores de Energía en Occidente, son precisamente lo que su nombre occidental proclama, centros que distribuyen la Energía Una en todo nuestro Ser.

Para entender su función de una manera fácil podemos acudir a la analogía con el sistema de distribución de agua en una casa.
Tenemos una gran cañería que trae el agua hasta la casa y luego, mediante cañerías más pequeñas, ésta se distribuye por las diferentes estancias o habitaciones y se conduce hasta los lugares en los que se necesita.
Finalmente, se colocan los diferentes grifos por donde se puede controlar la salida del agua para los menesteres habituales.
Entonces nos encontramos que la misma agua que llega a la casa, se distribuye en lugares diferentes y cumple diferentes funciones según el lugar por donde sale; en la cocina tendremos un grifo para poder tener agua en el fregadero, en otro sitio podremos tener el agua para el lavavajillas, en otro para la lavadora, en el cuarto de baño tendremos los grifos para el lavamanos, para la ducha y para la cisterna del water.
Los usos son diferentes aunque el agua es la misma.

Otra manera de verlos sería como si fueran unos filtros de la personalidad que colorean la Energía Una del Alma.

La Energía Una del Alma, de color Blanco, es filtrada, como a través de un prisma, en siete colores o siete energías que salen a través de los siete Centros.
Pero, a diferencia de los siete Centros perfectamente abiertos y equilibrados de un ser humano perfecto, que tendría los siete colores puros del Arco Iris, el ser humano normal matiza dichos colores con su propia personalidad y así, en lugar de tener el verde claro brillante del Centro cardíaco, podemos encontrarnos con el verde oscuro sucio en una persona o un verde amarillo pálido en otra.
Cada una de ellas matiza el verde brillante claro con su propia mezcla de emociones mal digeridas y aprendidas.
De ello surge la variedad de problemas que podemos encontrar en cada Centro.