Antes de terminar esta primera clase de introducción a la Sabiduría Perenne, quisiera hacer un apunte sobre la palabra espiritualidad.

Nuestra definición de Espiritualidad, la que encontramos más exacta y completa, es la de cualquier sistema o método que permita, al usarlo o seguirlo, conectar con lo que está más arriba del ser humano, con la parte sutil y más elevada del ser humano, con el mundo llamado espiritual.

Y, antiguamente, el único camino que había para conectar con los mundos sutiles, aceptado por la sociedad, era la religión. La religión que era mayoritaria en la zona en la que vivías.

En nuestra sociedad y cultura era, hasta hace poco, la religión Cristiana, con la principal organización, la Católica.

En otras zonas del mundo era la Musulmana, en otras la Taoísta... etc.

Pero hoy en dia la humanidad ha avanzado lo suficiente como para poder descubrir lo espiritual en cada una de las ramas de los 7 Rayos que componen el Universo.

Este no es el lugar para profundizar con detalle en los 7 Rayos pero sí podemos decir que tienen los siguientes nombres:

Los 7 Rayos

  1. Voluntad y Poder

  2. Amor y Sabiduría

  3. Actividad Inteligente

  4. Armonía y Belleza

  5. Ciencia y Conocimiento

  6. Devoción e Idealismo

  7. Orden y Ceremonial

Si queréis saber más sobre los rayos podéis ir a ver la primera clase del curso de introducción a los 7 Rayos, que es gratuita y de libre acceso.

Si os fijáis veréis que hay uno de los 7 Rayos, de los 7 caminos que llevan a lo espiritual, que es el que define al camino religioso: el sexto rayo de Devoción e Idealismo.
La religión, todas las religiones, en realidad siguen el camino del sexto rayo.
Pero existen los otros seis camino y actualmente se puede llegar a lo más elevado siguiendo el camino de la ciencia, el camino de la actividad, el camino del arte, etc.
Y todos, todos esos caminos llevan a Dios.

El camino que os proponemos, la Sabiduría Perenne participa primordialmente del segundo rayo de Amor y Sabiduria, pero requiere también una buena dosis de ciencia y razonamiento concreto además de voluntad decidida.

Os invitamos a aprender más sobre todo esto y a profundizar en vuestro conocimiento interno, lo cual, inevitablemente os conducirá de la ignorancia a la sabiduría y de la oscuridad a la Luz.